La protección del honor, la intimidad y la propia imagen en tiempos de coronavirus