La “Pena del Banquillo” digital

La “Pena del Banquillo” digital

Bajo el título “La Pena de Banquillo digital”, Mario Bonacho, letrado especializado en derecho al honor en AVERUM Abogados, elaboraba un artículo en el especial ABC Empresas el pasado 9 de junio para abordar la relación entre la presunción de inocencia y el derecho al honor.

Pero, ¿qué relación existe? Según Bonacho, “los jueces sin toga, que, en ocasiones, pueden dañar nuestra reputación, como bien conocemos en AVERUM Abogados, son twiteros, blogueros y youtubers, que en cuestión de segundos pueden echar por tierra el prestigio que uno se ha ido labrando durante toda su vida. En ocasiones, también determinados medios digitales forman parte de este círculo, extralimitándose en ese ejercicio legítimo de la libertad de expresión”.

En este aspecto, y aunque a priori resulte algo extraño, “la presunción de inocencia y el derecho al honor tienen una relación directa, puesto que mientras no se otorgue la correcta protección a uno, el otro quedará indemne. Y este nexo, lo vemos reflejado en diversos casos actuales (generalmente de corrupción), en virtud de los cuales han proliferado comentarios denigrantes en las diversas redes sociales que (sin mediar una sentencia penal condenatoria de por medio), vulneraban el derecho al honor de un detenido”, ha añadido el letrado de AVERUM Abogados.

En esta línea, es importante destacar que el término “presunción” debe ir unido al de “inocencia”, y no al de “culpabilidad”. Sin embargo, en muchas ocasiones, el “presunto” desaparece cuando las noticias saltan a la opinión pública, donde las redes sociales están cobrando un gran protagonismo, pues en estas plataformas “es frecuente ver que tanto las noticias que provienen de la investigación como de la imputación formal de cargos, se usan para para extender opiniones de carácter difamatorio o injurioso. El interés por conseguir likes y seguidores prevalece sobre la verdad. ¿Es legal usar la difusión de las redes para esto? ¿Es ético? Lo que es ilegal en el mundo real también lo es en el digital. Y la falta de ética no depende del medio que se use para constatarla”, ha señalado Bonacho.

Debido a los contenidos virales difamatorios o injuriosos, muchas personas sufren la “pena del banquillo”, y, a veces, según Bonacho, “con mucho mayor sufrimiento que el que se sabe culpable”. Por ello, desde AVERUM Abogados, “creemos firmemente en el respeto y la total protección que al derecho al honor del investigado debe garantizarse, so pena de ridiculizar y menospreciar a cualquiera que pase por el banquillo, el cual, recordemos, puede ser absuelto”, ha concluido.