La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca otorga la razón a AVERUM Abogados frente a Telecinco

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca otorga la razón a AVERUM Abogados frente a Telecinco

Uno de los pleitos mediáticos que lleva la firma AVERUM Abogados y que estaba pendiente de resolución para la finalización de este año 2020, era el que enfrentaba de un lado a una persona física que vio como las imágenes que su hijo había “subido” a Youtube eran empleadas por Telecinco al objeto de ilustrar un reportaje que versaba sobre un proceso penal en el que toda una familia se vio involucrada.

El conflicto situaba nuevamente a la propia imagen del cliente del despacho especialista en la defensa del honor, la intimidad y la propia imagen, frente a la libertad de información del medio televisivo, siendo el JPI nº 4 de Palma de Mallorca el que otorgó la razón al cliente de AVERUM Abogados, estableciendo una brillante exposición sobre la reciente jurisprudencia que el Tribunal Constitucional sentó sobre este tipo de situaciones.

Ahora, tras recurrirse la resolución de primera instancia, la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca desestima en su integridad el recurso de apelación planteado por Telecinco, con varios puntos de gran importancia en torno a la protección del derecho a la propia imagen a la luz de la Sentencia del T.C.  de 24 de febrero de 2020: la distinta finalidad de una y otra, el registro obligatorio como usuario en Facebook, y la necesidad de invitación para el acceso a dicha red social.

  1. Sobre el punto relativo a que las finalidades de Facebook y Youtube son distintas, la Sala manifiesta que el hecho de que sean plataformas distintas no excluye que se pueda aplicar la teoría sentada por el Tribunal Constitucional toda vez que lo relevante es la falta de conexión de las imágenes con la información.
  2. Respecto a que en Facebook es obligatorio registrarse como usuario y en Youtube no, la Sala comprende que: “cierto es, como pone de relieve la representación del apelado, que resulta posible el acceso sin estar previamente registrado en aquella red social, como decimos, si bien sólo a aquel contenido público (que puede incluir fotografías) de la cuenta de que se trate. De modo que este elemento diferenciador sólo tiene un alcance limitado y, desde luego, no concluyente a los efectos que ahora tratamos.
  3. Y, en torno a la necesaria invitación previa para acceder al contenido, expone que “por último, en cuanto a la necesidad de invitación previa por parte del usuario para poder acceder al contenido que él publica, dicha consideración no es determinante porque la invitación en cuestión no es necesaria para el acceso a todo aquello que figura en el perfil público del titular. De modo que, como se ha señalado anteriormente, la posibilidad de acceder a contenidos de libre acceso dependerá en cada caso de la configuración de privacidad por el titular de la cuenta”.

 Todo ello, hace que prevalezca la protección del derecho a la propia imagen del cliente de la firma AVERUM Abogados en tanto y en cuanto el empleo de esas imágenes hasta en 3 programas distintos de la misma parrilla televisiva, no podía ser entendida como una “consecuencia natural inherente a los usos de Internet”., no existiendo un consentimiento expreso para la publicación de las mismas.

Por otro lado, en cuanto a la indemnización concedida, entiende la Sala que la cantidad de 30.000 € establecida por el Juzgado de primera instancia es perfectamente acorde a los parámetros que recoge el legislador en su art. 9.3 de la L.O. 1/1982, de 5 de mayo, estableciendo 10.000 € por cada programa en los que se difundieron todas las imágenes que el medio de comunicación empleó para el reportaje, es decir, por los 3 programas litigiosos.

Nueva victoria de la firma especialista en la defensa del honor, la intimidad y la propia imagen que hace extensible la interpretación del T.C. en torno al ilícito empleo de imágenes de los medios extraídas de Facebook a escenarios digitales públicos como Youtube; garantizándose de tal forma la protección del derecho a la propia imagen de todas aquellas personas físicas que se vean afectadas por este tipo de situaciones.