El robo de identidad, uno de los ciberdelitos al alza

El robo de identidad, uno de los ciberdelitos al alza

Debido a algunas medidas, como el trabajo, impulsadas por la COVID-19, algunos ciberdelitos han aumentado de forma considerable. Un ejemplo de ello ha sido el robo de identidad, cuyo objetivo principal es el secuestro de dispositivos y cuentas virtuales.

 

¿Qué buscan los ciberdelincuentes robando la identidad?

 

La finalidad de este ciberatque es conseguir datos personales de la víctima, ya sean contraseñas, acceso a cuentas de correo e, incluso, al hacerse con el control del dispositivo, pueden acceder a los periféricos del mismo para grabar imágenes privadas sin consentimiento para pedir un futuro rescate económico.

Los casos más comunes suelen ser:

 

  1. Publicación de imágenes íntimas y datos personales sin el consentimiento de la víctima, tanto en páginas pornográficas como en perfiles falsos creados.
  2. Creación de identidades falsas. Utilizando los datos personales previamente robados, los ciberdelincuentes abren cuentas falsas para solicitar productos, dañar la imagen del afectado e, incluso, acceder a servicios financieros de forma fraudulenta.
  3. Phishing. Es uno de los delitos más comunes. El atacante busca hacerse con los datos de acceso de cualquiera de las cuentas del afectado, habitualmente quieren acceder a cuentas bancarias, ya que, con ese acceso, pueden realizar compras sin el consentimiento del afectado. No obstante, no sólo las cuentas bancarias pueden verse afectadas por un ciberataque de este tipo, sino que también existe la posibilidad de que, mediante engaños (como un correo falso en el que nos indican que tenemos que restablecer la contraseña), acabemos facilitando el acceso a nuestro correo electrónico o a alguna de nuestras redes sociales. A partir de ahí, los delincuentes de internet son capaces de entrar a más cuentas relacionadas.
  4. Robo de cuentas o suplantación de identidad. Normalmente, estos dos delitos están muy relacionados entre sí. La razón principal es que, para acceder a nuestras cuentas, es necesario un usuario y una contraseña que, normalmente, no facilitamos a nadie. Pero los delitos de “Phising”, se encargan de engañarnos de tal manera que pensamos que ha habido un fallo de seguridad en nuestras cuentas. Ante esto, nuestra reacción principal, es cambiar la contraseña del sitio en cuestión. El problema está en que, si lo hacemos mediante un enlace que no ha sido generado por la plataforma, puede que le estemos facilitando, el acceso a nuestro perfil de Facebook, Instagram, Gmail, etc.

¿Cómo evitar el robo de identidad?

A continuación, desde AVERUM Abogados, firma especializada en delitos y ciberdelitos contra la intimidad, detallamos unos sencillos consejos a tener en cuenta para evitar ser víctima de un robo de identidad:

  • Evitar publicar datos personales en redes sociales o fotografías que ayuden a deducirlos.
  • Es muy importante activar el factor doble de autenticación en todas las cuentas o plataformas que lo permitan.
  • Utilizar contraseñas seguras y no compartirlas con nadie.
  • No compartir los códigos de seguridad recibidos por SMS o correo electrónico.
  • Es fundamental estar informado sobre las diferentes campañas de estafa por internet para evitar ser víctimas del engaño.

Aunque por lo general todos conocemos este tipo de recomendaciones, la mayoría de las veces no las cumplimos. Por este motivo, si eres víctima de un robo de identidad, lo más recomendable es contar con equipo de profesionales que sepan cómo actuar en estos casos.

Si te ha parecido interesante este artículo, quizá te pueda interesar este otro.

Si has sido víctima de un delito similar, por  favor, pónte en contacto con nosotros.