El abogado español que llevará a Facebook a los tribunales

El abogado español que llevará a Facebook a los tribunales

El 13 de julio, nuestro abogado especialista en delitos contra la intimidad, Mario Bonacho, sentará a Facebook ante los tribunales españoles por no haber respondido a la solicitud del derecho de rectificación emitida por nuestro despacho.

Por este hecho, el juzgado de instrucción de Arcos de la Frontera ha declarado en rebeldía a la red social.

Tal y como ha recogido el diario digital El Confidencial, en una reciente exclusiva concedida por Mario Bonacho, responsable de defensa de reputación corporativa y delitos contra la intimidad en Averum Abogados, el caso se inició en  febrero de 2019  cuando se vertieron unos comentarios anónimos a través de Facebook sobre nuestra cliente. La identificación de este usuario no pudo hacerse efectiva y en consecuencia, la mujer presuntamente insultada, quiso ejercer su derecho de rectificación recogido en la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

En el artículo 85 de esta Ley se establece la obligación de las redes sociales a adoptar las medidas necesarias para posibilitar el ejercicio del derecho de rectificación ante los usuarios que atenten el derecho al honor, intimidad personal y familiar en internet de otras personas. Por este motivo, nuestro letrado se dirigió a Facebook para que esta plataforma pudiese corregir dichos comentarios publicados por el usuario anónimo.

Facebook  a los tribunales por no pronunciarse

Tras hacerse efectiva la comunicación extrajudicial emitida por el abogado de nuestra Firma, la tecnológica se opuso al contenido de la misma aludiendo que no podía trasladar datos privados de un usuario, siendo improcedente la aplicación del derecho de rectificación.

Una vez conocida la postura de Facebook al respecto, Mario Bonacho, interpuso una demanda contra ellos.

No obstante, nuestro socio, se encontró con dos problemas: el primero, que se dirigía a la sede española de Facebook, a lo que la compañía respondió que se debían dirigir a la matriz en Irlanda. Además, la red social, no ha se ha pronunciado ante ninguna de las notificaciones judiciales emitidas por el juzgado por lo que ha declarado a Facebook en rebeldía.

Facebook tiene que identificar al usuario

En palabras de Bonacho: “Facebook no cumplió con la nueva normativa de los derechos digitales, no adoptó un protocolo para permitir ejercitar el derecho de rectificación debidamente a una persona que vio vulnerado su honor a raíz de unos comentarios injuriosos publicados en la red social”.

Por otro lado, el letrado también añade que la plataforma debe “aplicar y disponer de un protocolo que facilite el ejercicio del derecho de rectificación, identificando fehacientemente a los usuarios que puedan ser requeridos para que rectifiquen ciertas informaciones que publican en sus cuentas”. Al igual que las cadenas televisivas son responsables de su contenido, también deberían serlo las redes sociales.

De cara al futuro de la legislación que regula las redes sociales, según argumenta Bonacho, este caso podría sentar jurisprudencia en la medida en la que la interpretación del artículo 85 de la LOPD tiene pocos años y no existe un marco legal establecido al respecto.

Por lo tanto, un pronunciamiento favorable de este caso, podría ayudar a concienciar a que las plataformas digitales se comprometan a ayudar a las personas que son el foco de este tipo de ataques.

Por último y con vistas a la cita del 13 de julio, en caso de que la compañía se presente, Facebook deberá defender en los tribunales su negativa a facilitar los datos a la demandante. Si no compareciese, la próxima comunicación judicial que reciba será la misma sentencia del caso.