¿Cómo es el impacto de las Apps de rastreo COVID-19 en la protección de la intimidad?

¿Cómo es el impacto de las Apps de rastreo COVID-19 en la protección de la intimidad?

Bajo el título “Apps para rastreo en COVID-19 y derecho a la intimidad”, Mario Bonacho, letrado responsable del área de la Defensa de Reputación Corporativa en AVERUM Abogados, ha realizado un artículo en la revista jurídica Economist & Jurist para analizar cómo el derecho a la intimidad puede verse vulnerado por las aplicaciones para el rastreo del coronavirus, debido a las funcionalidades propias de la aplicación, como detectar la ubicación o recopilar información sanitaria.

El letrado comienza su escrito, haciendo mención en las diferentes APPS que se están desarrollando para rastrear el contagio del COVID-19. Se trata de aplicaciones que operan bajo un protocolo específico (DP3T), el cual funciona conectando dispositivos cercanos mediante Bluetooth para recopilar información sobre los ciudadanos que hayan estado en contacto con el virus y las posibles personas que se hayan podido infectar.

Apps para el rastreo de la Covid-19, el debate legal

Ante este escenario, se pone de manifiesto varias cuestiones que abren el debate legal: ¿Cómo funciona realmente estas Apps para rastrear el COVID-19?; ¿Estos datos son anónimos o se puede identificar perfectamente a los usuarios?; ¿Se puede conocer a través de estas Apps dónde se halla un tercero?

Por ello, el Letrado, además, explica el funcionamiento de las aplicaciones, haciendo hincapié en la recopilación de datos de carácter personal y la manera en la que puede vulnerar el art. 18.1 de la Constitución Española, el derecho a la intimidad.

Ahora bien, el planteamiento de la APP está fundamentado en el cumplimiento del RGPD, por el hecho de que los datos no se almacenarán ni se crearán perfiles concretos de ningún ciudadano. Asimismo, se procederá a eliminar esos ficheros una vez finalizado el periodo de incubación del virus (14 días) y, por tanto, hay que ver su recorrido para analizar si se cumplen las medidas de protección de datos vigentes hasta el momento.

Seguridad sanitaria, pero, ¿a qué precio?

Sin embargo, “en estricta conexión con el escenario planteado relativo a la creación de Apps que recaben datos de salud y, simultáneamente, alojen datos de geolocalización, es de obligado cumplimiento que reparemos en si el empleo de la misma garantizará esa protección del derecho a la intimidad o, si por su parte, a través de la misma aquél se verá plenamente sacrificado”, ha señalado Bonacho en la revista jurídica.

“Atendiendo al escenario puramente digital expuesto en el que la creación de una App específica desembocará en el control directo de los contagios futuros de COVID-19, es muy relevante que la misma garantice la estricta protección del derecho a la intimidad personal y familiar en tanto que derecho fundamental consagrado en la Constitución Española”, ha añadido el Responsable del área de Defensa de Reputación Corporativa.

Para leer el artículo al completo de Economist & Jurist, haga clic aquí.

 

Si te ha gustado este artículo, te pude interesar…

AVERUM Abogados, uno de los aliados perfectos de la Guardia Civil para la lucha del COVID-19